• Duración: 11 días

  • Lugares: Marrakech, Fez, Azrou, Erfoud, Merzouga, Ait Ben Haddou

  • Precio desde: 1490€ dos personas

** Al ser viajes privados, el precio variará según las personas que realicen el viaje.

Reservar

Día 1: Marrakech.

Recogida en el aeropuerto de Marrakech. Traslado al Riad.

Día 2: Marrakech.

Después del desayuno, visita guiada por Marrakech.

– Palais el Bahia. La construcción del Palacio de la Bahía fue encargada por Ahmed ben Moussa, hombre influyente, hábil y poderoso, que fue visir (el cargo más alto luego del monarca) del sultán Abdelaziz a finales del siglo XIX.

A partir de una antigua residencia, que fuera propiedad de su padre, y apropiándose de un conjunto de casas adyacentes, el visir encargó el trabajo de diseño y construcción de su palacio al arquitecto marroquí Muhammad al-Mekki.

Se dice que Ahmed ben Moussa dedicó este magnífico palacio especialmente a su preferida entre las 4 esposas y 24 concubinas que conformaban su harén; de hecho, palacio de la Bahía significa palacio de la bella o la brillante.

Se puede visitar sólo un tercio del palacio; el resto es propiedad privada de la familia real.

– Tumbas Saadies. Ubicadas en un jardín cerrado que se encuentra junto a la mezquita de la Kasbah, las tumbas saadíes representan un bellísimo cementerio real que es transitado a diario por cientos de turistas.

Si bien la construcción data del año 1557, cuando Ahmed El Mansour mandó edificar un mausoleo sobre la tumba de su padre, con la llegada al poder del sultán alauita Moulay Ismail se decidió esconder el cementerio tras una gran muralla. Debido a esto, el lugar quedó oculto por mucho tiempo, hasta que en 1917 fue redescubierto y luego restaurado por el servicio de Bellas Artes y Monumentos Históricos.

– Medersa Ben Youssef. La Medersa Ben Youssef, también llamada Madraza de Ben Youssef, es la medersa más importante de Marrakech.

Si no tenéis experiencia viajera en países musulmanes, es probable que no sepáis lo que es una medersa. Una medersa es un colegio o escuela musulmana de estudios superiores. Están especializadas en estudios religiosos y en su época adquirió un gran prestigio. En tu visita de la Madraza Ben Youssef comprobarás que el edificio se estructura alrededor de un gran patio central con un estanque rectangular.

Dispone de un aula única, que cumplía las funciones de lugar de enseñanza y, asimismo, de oración. Al acceder a la planta superior de la Madraza Ben Youssef de Marrakech podrás recorrer los largos pasillos y los patios interiores donde se distribuyen las 130 celdas donde se alojaban los alumnos de la escuela coránica.

– Jardines Majorelle. Los Jardines de Majorelle fueron creados en 1924 por Jacques Majorelle, pintor francés que se asentó en Marrakech en 1919. En un principio los jardines sirvieron al pintor como fuente de inspiración, pero en 1947 se abrieron al público en general. Desde 1980, los Jardines de Majorelle son propiedad de Yves Saint Laurent.

Si os gusta el arte islámico, en los jardines podréis visitar un pequeño museo.

Los Jardines Majorelle son unos jardines bastante grandes con multitud de plantas distintas. Las plantas están divididas en cactus, palmeras, bambú, plantas de jardín y plantas acuáticas.

Resto del día tiempo libre. Alojamiento.

Día 3: Marrakech – Essaouira.

Por la mañana temprano, después del desayuno, salimos dirección Essaouira. Visita de la ciudad y calles de la medina, así como su puerto pesquero, salpicado de colores delirantes e imágenes atractivas. Aquí podréis degustar el famoso pescado fresco cocinado al momento.. Dependiendo de la época del año en la que la visites, podrás realizar todo tipo de actividades. Desde pasear por la fina arena de sus playas, practicar deportes de agua, dar paseos a caballo y en dromedario o relajarte en algunos de sus Hammams.

Essaouira se ha ganado casi mil y un apodos; “La perla del Atlántico”, “La Bella Durmiente”, “hermosamente trazada” de la palabra árabe Souirah, esta ciudad Patrimonio de la Humanidad, mantiene el encanto y la autenticidad de una tierra perdida en el tiempo. Aquí es donde termina el Mediterráneo: la última fortificación amurallada en las orillas atlánticas, cuyas casas parecen clonadas con los “pueblos blancos” de Andalucía.

Cena y alojamiento.

Día 4: Essaouira – El Jadida – Casablanca.

Por la mañana, después del desayuno, nos dirigiremos hacia Casablanca, haciendo una parada en la ciudad costera de El Jadida para comer, un lugar tranquilo y agradable, con un ambiente acogedor y relajante, dedicada tradicionalmente a la pesca artesanal y a la ostricultura. Llegada a Casablanca.

Alojamiento en Riad.

Día 5: Casablanca – Rabat – Meknes – Fez.

Después del desayuno, visita a la Mezquita de Hassan II y de la ciudad. A continuación, salimos hacia la capital, Rabat, para visitar los monumentos más destacados: la Alcazaba de Oudaias, El Mausoleo de Mohammed V y la Torre de Hassan, desde allí continuamos la ruta hasta llegar a Meknès, bordeando el bosque de Mamora.

A 27km de Meknès, encontramos las ruinas de la ciudad romana de Volubilis y la ciudad santa de Moulay Idriss. Continuación hacia Fez.

Alojamiento en Riad.

Día 6: Fez.

Desayuno y visita completa de Fez.

Curtiduría Chouwara, es la más extensa y conocida de las cuatro curtidurías tradicionales que continúan con vida en el corazón de la medina de Fez.

Mezquita Al Karaouine, construida en el año 859 bajo el mandato de Fátima al Fihriya, la Mezquita Al Karaouine es la mezquita más importante de Fez y uno de sus mayores complejos arquitectónicos.

Puerta Bab Bou Jeloud, La Puerta Bab Bou Jeloud (Bab Boujloud) es la puerta más importante de acceso a la Medina Fez el-Bali, la zona más antigua y con más encanto de la ciudad.

Palacio Real de Fez, construido en el siglo XIV, el Palacio Real de Fez es uno de los más grandes y antiguos de Marruecos. Aunque no se puede visitar, merece la pena acercarse para contemplar sus siete puertas.

Mausoleo de Mulay Idrís, santuario dedicado a Mulay Idrís II, rey de Marruecos entre los años 807 y 828 y uno de los fundadores de Fez.

Plaza Seffarine, ubicada en el corazón de la Medina Fez el-Bali, en la Plaza Seffarine se conserva uno de los oficios más antiguos de Fez, el de los caldereros artesanos.

Cena y alojamiento.

Día 7: Fez – Ifrane – Azrou – Midelt – Errachidia – Valle de Ziz – Erfoud – Merzouga.

Después del desayuno, salida hacia Midelt pasando por las montañas y los bosques de cedros del Atlas Medio. Paso por Ifrane, una encantadora estación de esquí y Azrou, un centro importante de artesanado especializado en los trabajos de madera de cedro. Después del paso Zad (2178m / 7146ft), llegaremos a Midelt para el almuerzo. Por la tarde, descenderemos hacia Erfoud y Errachidia por el Valle de Ziz, salpicado de palmeras. Continuación hacia las dunas de arena del Erg Chebbi.

Cena y alojamiento en Merzouga.

Día 8: Merzouga.

Después del desayuno comenzaremos el gran tour de las dunas, pasando través muchos pueblos del desierto un de ellos es el pueblo de Khamlia donde donde pararemos para disfrutar de la música de Gnawa y luego continuar via las nómadas del desierto en sus haimas, descubriréis un nuevo sentido de la vida … Por la tarde los dromedarios nos llevarán a pasar la noche en el medio de las dunas bajo un jaima nomada.

Día 9: Desierto Erg Chebbi – Rissani – Gargantas de Todra – Gargantas de Dades.

Nos despertamos antes del amanecer para contemplar la salida del sol. Regreso en dromedario al albergue. Ducha y desayuno.

Salida hacia Rissani. Visita de su mercado que es el más importante del sur, donde van todos los nómadas del desierto para hacer sus compras, luego salimos para Erfoud donde visitaremos la fábrica de mármol fosilizado y continuar hacia los palmerales de Touroug y Tinjdad. Llegaremos a uno de los puntos fuertes del Sur: Las Gargantas del Todra. El cauce del Río Todra ha formado un desfiladero de paredes verticales de enormes proporciones y de gran belleza; es el paraíso de los escaladores y un lugar único.

Almuerzo y caminaremos una media hora para ver con tranquilidad las Gargantas. Por la tarde continuamos hacia el Valle de Dades pasando por Boumalne.

Cena y alojamiento en las Gargantas de Dades.